sábado, 27 de junio de 2015

¡Actualización! Frases y Fragmentos.

Tenía algo abandonada esta sección, así que se me han acumulado un montón de frases y fragmentos de los libros que he leído en estos meses. 

¡Ojalá se animen a leer algunos de estos libros!
-Te amo tanto. -Su voz se escucha sin aliento y llena de miedo-. Te amaré por siempre. Incluso cuando no pueda.

Mis lágrimas caen más duro ante sus palabras. -Y yo te amaré por siempre. Incluso cuando no deba. 
~Confess/ Colleen Hoover

Si una persona realmente se preocupa por ti, va a obtener más placer de la forma en que te hace sentir, que de la manera en que tu lo haces sentir.
 ~Confess/ Colleen Hoover.



Eres muy, muy hermosa, Auburn. En todas partes. Cada parte de ti. En el exterior, en el interior, cuando estás por debajo de mi, encima de mi, pintada en un lienzo. -Sus ojos se encuentran fijos en los míos y los cierro, porque hay demasiada verdad en esto-. Demasiado hermosa -susurra.
~Confess/ Colleen Hoover.





-Bobby Tom, llegó el desayuno. 
Nada.
-¿Bobby Tom?
-Eres real -gimió el-. Esperaba que fueses solo una pesadilla.
-Pedí el desayuno al al servicio de habitaciones y ya llegó. 
-Vete.
-Son las siete. Tenemos doce horas de coche por delante. De verdad, necesitamos ponernos ya en marcha. 
-Esta habitación tiene balcón, cariño. Como no me dejes en paz, te tiro por el.
~Heaven Texas (Libro #2 Chicago Stars)/ Susan Elizabeth Phillips.
EllaTheRealHero: (...) No sabrías hacer algo normal aunque te mordiera en tu ridículamente hermosa cara. 
Cinder458: Nunca has visto mi cara. ¿Cómo sabes que es hermosa? 
EllaTheRealHero: Debido a que ninguna persona fea podría tener un ego tan grande como el tuyo. 
Cinder458: Tienes razón. Soy hermoso. 
~Cinder & Ella/ Kelly Oram.
-Venid con nosotros -dijo- por la autoridad del comandante de las Fuerzas Especiales Psi, Joseph Taylor. Si no cooperáis, usaremos la fuerza. 
-¿Ah, si? -respondió Brett a voz en cuello-. ¡Podéis decirle a Joseph Taylor que, por nuestra autoridad, puede mamármela!
~ Never Fade (The Darkest Minds #2)/ Alexandra Bracken.






Chubs levantó un dedo para indicar a los demás que necesitábamos un minuto. Vida resopló con impaciencia y también levanto un dedo, aunque con un gesto muy diferente, en su dirección. 
~In The Afterlight (The Darkest Minds #3)/ Alexandra Bracken. 

- Ah, si, la tenemos -dijo Chubs, mientras miraba a Vida-. Y una explicación de por que no hemos llamado.
Vida resopló y se cruzó de brazos.
-¡Fue un accidente!
-Si, bueno -dijo Chubs, mientras se ajustaba con delicadeza las gafas en el puente de la nariz-, el móvil desechable que teníamos salió volando accidentalmente del coche y, accidentalmente, alguien dió marcha atrás con el coche y le pasó por encima. Porque alguien iba con prisas después de haber alertado accidentalmente a los rastreadores de que estábamos cerca al usar accidentalmente sus aptitudes para quitar un poste de luz de la carretera después de haberlo atropellado, accidentalmente, mientras daba marcha atrás. 
-Es más mejor que alguien se calle la boca antes de que le parta todos los dientes, accidentalmente. -Vida fingió darle un puñetazo en el hombro (...)
-Se dice <<es mejor>>.
-¿De verdad? ¿Lecciones de gramática?
~In The Afterlight (The Darkest Minds #3)/ Alexandra Bracken.


-¿Amigos? -preguntó con escepticismo, dando un paso más cerca.
-Amigos -advertí muy seriamente.
Su rostro estaba solo a centímetros del mío, y estaba sonriéndome como si fuera el rey del mundo entero. 
-Sabía que me querías en secreto.
Su manera de matar el momento.
-Oh, ¿no puedes satisfacerte contigo mismo?
-No puedo. -Su sonrisa se hizo más amplia-. Acabo de ganar el corazón de la única superhéroe del mundo. ¡Soy el hombre!
~Being Jamie Baker/ Kelly Oram.

-Tengo una idea. ¿Por qué no lo dejamos todo y vienes a la tina de agua caliente conmigo?
-Oh si, esa es una idea brillante. ¿Por qué no te remojas con un secador de pelo?
~Being Jamie Baker/ Kelly Oram.




Ella trata de devolverme las llaves, pero no lo aceptaré. -Quédatelas -le digo-. Es posible que hoy necesites un coche y yo no lo voy a utilizar.
Andrew interrumpe-: ¿La estás dejando conducir tu coche? ¿Bromeas? ¡Ni siquiera me has dejado sentar detrás del maldito volante!
Miro a Andrew y me encojo de hombros. -No estoy enamorado de ti.
-Never Never/ Colleen Hoover And Tarryn Fisher.
-Mientes más que hablas. ¿Crees que simplemente vamos a largarnos contigo con la puesta de sol de fondo?
-No -dijo Vida-. Además, espero que lo hagan haciendo cabriolas, y con una puta sonrisa en la cara y la menor cantidad de idioteces posible.
~Nunca Olvidan- Alexandra Bracken (Libro #2 Saga The Darkest Minds)



-Estoy... Es... Es como una tortura. -Tenía la voz cansada, apenas era un susurro-. Creo que me estoy volviendo loco. No sé que está pasando, lo que sucedió, pero te miro a ti, te miro y te amo tanto. No por algo que hayas dicho o hecho, ni por nada en absoluto. Te miro y sencillamente te amo y me aterra. Me aterra lo que yo haría por ti. Por favor... debes decirme... dime que no estoy loco. Por favor, solo mírame. 
~Nunca Olvidan- Alexandra Bracken (Libro #2 Saga The Darkest Minds)
-¿Es que te dan alergia los teclados o algo?
Que barbaridad... Es como si estuviese decidido a emplear el menor número de palabras posible:
Si, bien. Sam.
Hecho. Sam.
De acuerdo. Sam.
¿Acaso moriría si añadiese: <<Saludos>>? ¿O una carita sonriente?
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.
-¡Poppy!- Wanda se abate en picado sobre mi.(...)-.¡La fi-an-cée! -Pronuncia la palabra con una delicadeza que raya en lo ridículo-. La prometida...
-La novia afianzada... -apostilla Antony, levantándose de su asiento en la mesa. (...)- <<El oriol se casa con su amada pintoja, el lirio es el novio de la abeja...>>. ¿Otro para tu colección querida? -le pregunta a Wanda.
-¡Exacto! Necesito un bolígrafo. ¿Donde hay un bolígrafo?- Wanda se pone a rebuscar entre los papeles que ya se desbordan en la encimera-. Y pensar en todo el daño que se le ha hecho a la causa feminista por culpa de un antropomorfismo ridículo y ocioso-. <<Se casa con su amada pintoja.>> ¿A ti que te parece, Poppy? -Se dirige a mi y sonrío con cara de circunstancias. 
No sé de que narices están hablando, no tengo ni idea. ¿Por que no pueden decir <<Hola, ¿cómo estas?>> como la gente normal?
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.
¿Has pedido cita con el dentista? ¡¡¡Se te van a caer todos los dientes!!!
Un segundo después oigo el pitido de la respuesta:
Correré el riesgo.
¿Qué correrá el riesgo? ¿Es qué está loco? Mi tía es higienista dental, así que sé de lo que hablo.
Busco en Internet las imágenes más horribles y repugnantes que se pueden encontrar de dientes con caries. Todos son de color negro y algunos se han caído. Hago clic en <<Enviar/compartir>> y se lo envío.
La respuesta llega casi inmediatamente después:
Has hecho que se me caiga la bebida al suelo.
Me río y digo:
¡Deberías tener miedo!
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.




Mientras se arregla la corbata, levanta la vista y me sonríe. 
Tengo que admitirlo, tiene una sonrisa espectacular. Francamente arrebatadora, sobre todo porque le sale así, de repente. Una sonrisa capaz de robarte el corazón...
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.

No me resulta difícil leer la amplia gama de sus distintos estados de animo mirándolo a la cara: desde la ira a la rabia, pasando por la frustración... Otra vez la ira.
Bueno, no debe de ser tan amplia entonces.
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.




La puesta está entreabierta, y al asomarme por la rendija lo veo con su traje de novio, hablando consigo mismo frente al espejo. Para mi sorpresa, veo que está bastante nervioso. (...)
-Todo el mundo decía que nunca me casaría, que nunca sería capaz de hacerlo. -Magnus hace una larga pausa y me pregunto si no se le habrá ido la inspiración-. Bueno, pues aquí estoy. ¿Lo veis? Estoy aquí.
Toma un sorbo de algo que parece Gin-Tonic y se mira en el espejo con aire beligerante.
-Aquí estoy. Casado, ¿lo veis? Casado. (...) Lo he hecho. ¡Lo logré!- levanta su copa en el espejo con una expresión sombría-. Así que, todos los que decíais que no iba a poder... podéis iros a la mierda.
~Tengo Tu Número/ Sophie Kinsella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario