miércoles, 16 de marzo de 2016

Reseña de ''Fulminado por un Rayo- Chris Colfer''

Carson Phillips está en lo más bajo de la escala social en un instituto que está lleno de gente que odia (y le odia) y vive con su madre, una mujer deprimida desde que el cretino de su marido (el padre de Carson) la abandonó. Instituto y casa están en un pueblucho al que se llega si tiras a la derecha en la esquina de la calle Nada con Ningúnsitio. Así las cosas, Carson se marca un objetivo: acabar con el infierno del instituto y huir a la Northwestern University para convertirse en un periodista prestigioso. Entonces, sucede el desastre: llega cuando su consejera en el instituto le advierte que o bien hace algo que pueda sorprender de verdad a los de admisiones de la universidad o nunca va a poder acceder, porque no destaca entre los otros muchos estudiantes que quieren entrar en la institución. Su solución es hacer una revista literaria, tarea nada fácil en un colegio donde lo que más se lee es la caja de cereales por las mañanas. Su segunda solución: hacerles chantaje a los estudiantes para que participen con sus textos. Porque si de algo está seguro Carson, es de que todo el mundo tiene secretos que no quieren que salgan a la luz.

Pues, demonios, estoy frustrada. No tengo NPI de como describir este libro, es muchas cosas: divertido, profundo, triste, genial y lo odio, lo odio, lo odio. Pero lo amo.
Ahora mismo no puedo enfocarme en que me hizo reír un montón, en que el protagonista de la historia es tan ingenioso que disfruté mucho todos sus pensamientos. No. No puedo admirar la ambición de este chico, las ganas que tiene de lograr lo que quiere, su poca modestia, su actitud tan positiva ante una vida llena de mierda...

¿Por qué juegan tanto con los sentimientos de los lectores? ¿Qué demonios les pasa? O escribes un libro cómico, o uno de superación, o uno trágico... pero, TÍO, no hagas esto.
Carson Phillips es un protagonista simplemente genial. El es ''demasiado''. Demasiado ambicioso, demasiado soñador y demasiado inteligente; pero está atrapado en una pequeña ciudad donde se siente fuera de lugar, donde (según él) todo el mundo es demasiado común, demasiado conformista y, por supuesto, demasiado estúpido.
Él simplemente no entiende como las personas pueden aceptar tan fácil el vivir toda su vida en esa ciudad y jamás superarse, jamás aspirar a mas, a ser independiente; a vivir.

Así que ya tiene un plan de vida trazado: ser aceptado en la universidad de sus sueños, la Northwestern University, para largarse de la ciudad y llegar a ser la persona mas joven en publicar en el New York Times, y ascender a director de la revista New Yorker.

Así es, Carson es un gran escritor, quiere ser periodista, y tiene un sentido del humor que simplemente te va a enloquecer (de una buena manera). No podía dejar de reír.

Casi me atraganto al oír su confesión. Estaba de coña, ¿no?
-Yo pensaba que siempre había sido tranquilo y maduro para mi edad -dije.
-Pues no, estabas drogado -dijo mamá en tono despreocupado-. Cuando tu padre y yo empezamos a divorciarnos, tú comenzaste a hacer tantas preguntas que nos resultó más fácil empastillarte que responderlas. 
Casi me atraganto de nuevo, y eso que esta vez no tenía comida en la boca. (...)
-Vaya, parece que no podemos cenar juntos sin destrozar alguno de los pilares fundamentales de mi infancia.

Si analizas la vida de este chico, es bastante deprimente. Es decir, su familia está rota, su madre no tiene mucho amor maternal en su cuerpo, su abuela, la persona que mas ama, no lo reconoce debido al Alzheimer y casi todo el mundo en el instituto lo odia (por lo tanto, no tiene muchos amigos que digamos), a excepción de Malerie, una chica bastante excéntrica (en el buen sentido, me encantó su personaje).

Eso no significa que el libro tenga una atmósfera oscura, no la tiene. Carson puede tener una vida de mierda, pero el libro nunca lo muestra como una persona sufrida y autocompasiva. Tiene la autoestima tan alta que no le importa demasiado que gente con el coeficiente intelectual de una mosca lo odie (por supuesto, la razón del odio puede ser que el les recuerde el tamaño de sus cerebros).

Cuando el boleto de salida para que Carson pueda irse de la ciudad y cumplir sus sueños tarda en llegar, él teme que su mayor miedo se vuelva real: quedar atrapado para siempre en una ciudad donde no encaja. Para que eso no pase, debe impresionar a la universidad a la que aplicó, y para lograr eso debe hacer una revista literaria donde sus compañeros de clase, a los que odia y lo odian a el, participen.

Pero... ¿Cómo hacer que un grupo de chicos escriban, cuando a penas leen el título de la caja del cereal?

Gracias a Dios Carson los odia, porque sólo hay una manera de que esto funcione, y las cartas ya están sobre la mesa: una de ellas dice sarcasmo y la otra dice chantaje.

-¡Hola, futuros granjeros y reclusos! -dije, hablando al micrófono-. Soy Carson Phillips, del Clover High Chronicle, y os traigo una estupenda noticia. ¡Este año, el instituto publicará por primera vez su propia revista literaria! -Aplaudí tras hacer el anuncio, pero me quedé solo-. Vale, sé que la mayoría de vosotros no sabe leer, y mucho menos escribir -continué-. Pero me dirijo a todos los escritores clandestinos que hay ahí; si me dejáis cualquier escrito original en el buzón que hay en la puerta de la clase de periodismo, lo publicaré. Poemas, ensayos, relatos cortos... listas de futuras víctimas.

A parte del humor, este libro resalta en muchos otros puntos. No es sólo un ejemplo de lo conformista que puede llegar a ser la gente, un llamado a las personas para que no se crean nunca inferiores a nadie, que aspiren a lo grande... este libro abarca varios tópicos de la vida real: la presión social, el miedo a que la sociedad te rechace por ser diferente (por querer ser bailarina en vez de esposa de un deportista, por ser gay, por ser gorda, por pensar que la superación no tiene un limite), drogas, autolesiones, decepciones, mentiras, errores... Fulminado por un rayo es un libro que robó un fragmento de la vida de alguien, y lo contó tal cual era, con todo lo que traía consigo: las cosas buenas y las malas.

Porque este libro es realista. 

Este libro es para reír soltando lágrimas, te hace pensar, decir: joder, esto es tan cierto. Entonces vuelve a hacerte reír y hay algo triste que se revuelve en tu estómago, pero sabes que acabará por hacerte reír de nuevo, no puede acabar por hacerte llorar, es imposible.

Y entonces acaba por hacerte llorar. Y no entiendes nada porque... era imposible.

Y tal vez por eso mi relación con este libro es de amor-odio, u odio-amor. Porque soy una persona increíblemente sensible, y el final de una historia me afecta demasiado, mas si es una historia tan real como la vida. Porque la vida es agridulce, y el dulce puede ser hermoso, pero al final lo agrio... te destruye.


----SPOILER------

Es que no puedo creerlo. Readers, si tienen una amiga lectora tan troll como la mía, no lean lo que ella les recomiende.
Aún no me creo que Carson esté muerto. Es decir, joder, el libro era una parodia, te hacia reír tanto que jamás veías venir un final tan crudo.
Al final, a la mierda la revista, los sueños, la madre de Carson, su mejor amiga, los hipócritas de sus compañeros, su diario, a la mierda todo. El fue, LITERALMENTE, fulminado por un JODIDO RAYO.

Es decir, está bien, capto el mensaje, lo fugaz de la vida, que tienes que vivirla, apreciarla, aferrarte a los sueños, tener un objetivo aunque nunca lo cumplas porque si no tu vida será una mierda sin propósito. Pero, hombre, no me jodas así. Yo quería saber que iba a pasar en dos años, si lograba entrar a  la universidad, la historia de Malerie, que pasaba con su padre gilipollas y su madre egoísta, los gays y la tía que se corta.

Pero ese es mi problema. Quiero un final feliz para todos, y lo que obtuve fue justamente lo contrario. Este libro me tomó por sorpresa, y me gustó mucho, aunque el final me ha roto en mil pedazos.

Leer Libro