martes, 6 de septiembre de 2016

Frases y Fragmentos (Actualizacion #6)

-Te matará si te atrapa.
-Oh, bien -le dije, ya caminando de nuevo, mientras Anne ponía otro pedazo de cinta adhesiva sobre la boca de Kori-. Nadie ha intentado matarme en horas.
~Blood Bound- Rachel Vincent (Unbound #1).

Cada uno de nosotros somos nuestro propio demonio, y hacemos de este mundo nuestro infierno.
-Oscar Wilde.



Si te estás arruinando la vida porque vives en un entorno que no te acepta, y tú no intentas siquiera cambiarlo por otro donde sí te acepten, entonces serás el único culpable...  De lo contrario, acabas siendo víctima de alguien que no eres .
~Fulminado por un rayo- Chris Colfer.

Metí el cuchillo en el bolsillo y lo miré a los ojos, la culata de mi arma enterrándose en mi costado.
-¿Me veo muerta para ti?
Su sonrisa creció.
-Te ves toda cabreada. Es caliente.
~Blood Bound- Rachel Vincent (Unbound #1).

A veces las buenas personas son alcanzadas por cosas malas, Olivia.
-Lo sé. -Mejor que la mayoría-. Pero también sé que cuanto más cerca estés de los monstruos, comienzan a parecer más humanos.
~Blood Bound- Rachel Vincent (Unbound #1).




No se trata de géneros sino de personas. No hay hombres malos ni mujeres buenas, en determinado momento ambos pueden actuar bestias o tal vez es al revés, somos sólo bestias que pretenden ser humanos.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

«Los hombres son seres limitados; criaturas espantosas que amenazan contra la estabilidad de una mujer. Siglos antes de su extinción, se podía reconocer a esas bestias por tres inmutables características: Impulsivos, seductores y tenaces.»
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

¿De qué me sirven los recuerdos si no los puedo compartir?
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

—Sólo quiero lo mejor para ella.
—¿Qué es, tu novia o algo así?
—Sabe, la mayor parte del tiempo, ni sé de lo que habla.
—Tienes razón. Debe ser porque soy muy inteligente.
—¿Es broma?
—Sí, pero eres demasiado tonta para notarlo.
—¡Oiga! —exclamo molesta, pero el empuja el tazón a mis labios antes de que pueda añadir algo más.
—Es usted un mal educado —consigo decir cuando he tragado.
—Así somos los gatos, defecto congénito supongo.
—Sí, debe ser eso.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.






—¿Qué tengo que hacer para que se comporte de forma civilizada?
—Bueno —se toma su tiempo examinando nuestra mesa, no tiene mantel y rayas feas cubren la madera de la superficie, parecen marcas de garras—. Para empezar, ¿Podrías sólo dejar de mirarme?
—¿Es malo? —Frunzo el ceño—. No le duele, ¿O sí?
—¿Qué? ¡No, cómo crees! Es sólo… bueno, tú sabes —me quedo mirándolo seria, esperando a que continúe.
—Es raro ¿Vale? Me incomoda. Además, ni siquiera es como si te limitaras a echar un vistazo, estás prácticamente pegada a mi piel, tocándome con tu nariz.
—Soy corta de vista.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

—Quiero que me necesites —murmura, luego se inclina hacia mí, sus labios rozan suavemente mi oído—, quiero que digas "te extraño" aunque hayamos pasado todo el día juntos.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.




—Tú sabes, nosotros los gatos odiamos el agua… —su voz me toma por sorpresa cuando se cuela tras el hueco de mi oído. Salto y lo escucho reír. Me provoca cosquillas, pero no se limitan a la zona de mi oreja sino que por alguna extraña razón; supongo que otra de mis anomalías, se transporta hacia mi estómago.
«Estúpido gato».
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

-Estas con suerte, acabo de decidir que es mejor dejar de pensar, así que voy a disfrutar de esto, como sea que se llame -bromeo para aligerar el ambiente. 
-He leído que le llaman amor -responde el evasivo. 
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

Casi me atraganto al oír su confesión. Estaba de coña, ¿no?
-Yo pensaba que siempre había sido tranquilo y maduro para mi edad -dije.
-Pues no, estabas drogado -dijo mamá en tono despreocupado-. Cuando tu padre y yo empezamos a divorciarnos, tú comenzaste a hacer tantas preguntas que nos resultó más fácil empastillarte que responderlas. 
Casi me atraganto de nuevo, y eso que esta vez no tenía comida en la boca. (...)
-Vaya, parece que no podemos cenar juntos sin destrozar alguno de los pilares fundamentales de mi infancia.
~Fulminado por un Rayo- Chris Colfer.

-¡Hola, futuros granjeros y reclusos! -dije, hablando al micrófono-. Soy Carson Phillips, del Clover High Chronicle, y os traigo una estupenda noticia. ¡Este año, el instituto publicará por primera vez su propia revista literaria! -Aplaudí tras hacer el anuncio, pero me quedé solo-. Vale, sé que la mayoría de vosotros no sabe leer, y mucho menos escribir -continué-. Pero me dirijo a todos los escritores clandestinos que hay ahí; si me dejáis cualquier escrito original en el buzón que hay en la puerta de la clase de periodismo, lo publicaré. Poemas, ensayos, relatos cortos... listas de futuras víctimas.
~Fulminado por un Rayo- Chris Colfer.


Yo era como un torbellino de tragedia, y cualquiera que se atreviera a acercar demasiado a mi podría conseguir ser aspirado y ahogado.
~When- Victoria Laurie.

—Estás llorando —me avisa y aprovecha de enderezarme el grueso cinto de mi cuello, al que Irah llama corbata.
Paso una mano por mis ojos y ésta queda húmeda.
—No me había dado cuenta.
—Lo sé.
—¿Cómo lo supo?
Vuelve a pincharme la nariz y me sonríe. Sin embargo, nunca antes me había parecido más triste que ahora.
—Porque hay un montón de otras verdades que están frente a ti y las ignoras.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.



Tu hombría no se mide porque tengas dos testículos. Los perros también tienen y eso no los hace hombres.
~Free Sex- Carlos C. Sánchez.

—Escucha muy bien lo que te voy a decir —carraspea—, y ¡por favor, no te alarmes! ¿Vale?
Me seco la cara con mi manga, antes de que él decida girarse.
—¿Vale? —su mano presiona más fuerte en mi hombro.
—Me lo pensaré.
—Joder.
—Sólo diga lo que está pensando.
—No te lo tomes como algo personal, pero eres exasperante.
—¿Eso era lo que quería decir?
—No, pero me hiciste enojar, así que no te lo diré.
—¿Exasperante, en el sentido bueno o malo?
—No existe sentido bueno para la palabra exasperante.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

—¿Qué va mal? —pregunta y me gustaría decirle que todo, que yo estoy mal, que el resto del mundo me hace daño... porque son felices, son felices sin mí y duele saber que para el resto no eres nadie, duele saber que eres tan prescindible como un diente de león y mientras siento una gota tibia deslizarse por mi mejilla, todo en lo que puedo pensar es en que necesito salir de aquí.
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.

En octavo decidió enterrar todo lo que le hacía parecer un ser viviente y se transformó en una no muerta viviente. Se tiñó el pelo, se pintó los labios de negro y descubrió el factor de protección solar 110.
Personalmente, no creo en las <<fases rebeldes>>. Creo que no es más que una forma dramática de decir: <<No tengo ningún problema de verdad, así que voy a empezar a vestirme de rarita y a autolesionarme para que la gente crea que soy más compleja de lo que en realidad soy>>. Lo siento, pero a mí tus <<conflictos internos>> me la sudan. 
¿Quieres que <<te dejen en paz>>? ¿No quieres que te <<comprendan>>? Pues deja de vestirte todos los días como si fuera Halloween, zorra quejica. Supéralo, tómate un antidepresivo y deja de ser un engendro, que solo mirarte ya duele.
~Fulminado por un Rayo- Chris Colfer.

Vicki me miró con expresión asesina. Eso también me dejó de piedra, porque normalmente su cara es la misma cuando está contenta que cuando está enfadada. 
-¿Quieres algo? -me preguntó. 
-Se me ha ocurrido buscar en Google <<cultos satánicos>>, una afición que tengo, y me he tropezado con esto -le dije, enseñandole las fotos-. ¡Mira estas! ¿No eres tú con un látigo en la boca? Y esta de aquí, parece que estás montando a varios tíos. ¡Qué bonito! ¿Y has visto esta? ¿Es una cabra, o Lucifer ha ascendido de los infiernos y yo no me he enterado?
~Fulminado por un Rayo- Chris Colfer.





-En segundo, en la clase de la señora McCoy, nos pusimos en círculo y contamos lo que queríamos ser cuando fuéramos mayores -rememoré-. Yo dije que queía ser premio Nobel de la Paz y tú que querías ser...
-Bailarina -contestó Claire. Me sorprendió que todavía se acordara.
-¿Y qué fue lo que te detuvo? -Le pregunté. 
Claire tuvo que pensarlo un momento. 
-Todos se rieron de mí.
-Yo no me reí de ti. -Recuerdo que tuve ganas de echarme a reír, pero me reprimí. Supongo que ya entonces me pareció que reírse de los sueños de alguien era una de las cosas más crueles que una persona podía hacerle a otra.
~Fulminado por un Rayo- Chris Colfer.




-¡Oye! Puede que mi cuerpo sea pequeño, pero mi espíritu es grande. Por eso llevo zapatos con plataforma. Para estar a la altura de mi alma.
~Hija de Humo y Hueso- Layni Taylor.

No deberías desafiar a alguien que no tiene nada que perder.
~Besar a un Ángel/ Susan Elizabeth Phillips.

-Hasta ahora, siempre han vivido su vida solos. Cada decisión que tomaron había sido para ustedes y únicamente para ustedes, como seres individuales. Ahora, y por el resto de sus vidas, su vida está atada a la del otro. Cada decisión que tomen será por los dos. Lo que uno hace afecta al otro. Son una familia, un equipo... inseparable e indisoluble.
~Silver Shadows- Richelle Mead (Libro #5 Saga Bloodlines).

La amaba por su hermosa alma y la deseaba por su hermoso cuerpo. No había nada sórdido en ello. Era la naturaleza.
~The Fiery Heart- Richelle Mead (Libro #4 Saga Bloodlines).

No podía imaginar cómo funcionaban los rollos de una noche o cualquier tipo de sexo sin emociones. Sabía que la gente lo hacía todo el tiempo, pero eso parecía un desperdicio. Con Adrian cada toque... cada acción entre nosotros... bueno, todo estaba realzado por nuestro amor. ¿Cómo tenía la gente sexo sin eso?
~The Fiery Heart- Richelle Mead (Libro #4 Saga Bloodlines).

Cuanto más inmaduro y débil de carácter es el hombre, más mujeriego y promiscuo suele ser.
~Free Sex- Carlos C. Sánchez.

Si eres emocionalmente sano o sana, ¿para qué quieres lastimarte? ¿Qué afán de entregar tu corazón a alguien que no lo merece?
Tarde o temprano conocerás a la persona que anhelas, y vivirás un noviazgo que te haga sentir honorable y con dignidad.
~Free Sex- Carlos C. Sánchez.





Muchas veces, lo que la otra persona necesita para decidir amarte es convivir contigo, conocerte más, darse cuenta de tu valor. Así que no descartes a alguien que te gusta sólo porque, de entrada, parece no interesarse en ti. Antes, haz una estrategia de convivencia, y de roce sano. Aparécete en la vida de tu pretendido(a) y haz que voltee a verte. Tal vez acabe enamorándose de ti. Si de plano, no reacciona, dile adiós. Tú vales mucho. Él o ella se lo pierde.
~Free Sex- Carlos C. Sánchez.

Un joven me decía: Aunque las novelas terminan así: <<fueron felices para siempre>>, yo sé que si me comprometo con una mujer de por vida, no seré feliz para siempre. Tengo un amigo cuya novia parecía muy sensual, pero después de la boda se volvió neurótica. Mi amigo engordó y se hizo apático. He sabido de muchos divorcios y no quiero ser otro más en las estadísticas... pero como tampoco me agrada vivir solo como poste, tal ve simplemente me mude con mi novia; así, cuando se ponga histérica y comience a aventarme las cacerolas podré llamar a la policía para que se la lleven.
~Free Sex- Carlos C. Sánchez.

—¿Pensabas ahorcarte?
[...]—Lo juro... eres increíble, si vas a matarte usa algo más efectivo, pasa una navaja por tus muñecas o algo así. —¿Estás aconsejándome cómo acabar con mi vida? —pregunto desconcertada. No me lo puedo creer. —Mira Aya, me simpatizas y no me gustaría prescindir de ti, pero si estás lista... Una expresión de concentración se apodera de su rostro y lo siguiente de lo que soy consciente es que tengo el cuerpo de Cecania sobre mí y que sus manos se cierran en torno a micuello. —Te voy a extrañar. Y bueno, a continuación comienza a asfixiarme. No pasan cinco segundos antes de que yo reaccione y le atice un rodillazo en su estómago, ella me suelta de inmediato. —¿Qué... —tomo aire—, diablos...— trago otra bocanada más—, fue eso?
~Sin Historial- Lissa D' Angelo.




Quería preguntarle si se había vuelto a enamorar, si también había renunciado a eso; pero lo consideré impertinente, demasiado fuerte. ¿Y qué, si tenía a alguien en la isla? Era lo más lógico. El amor es lo único a lo que no se puede renunciar, porque está ahí, siempre. Aparece y desaparece a su antojo, sin que puedas hacer nada. Y ella era demasiado bella y sugestiva, aunque se escondiera en el último lugar del universo. Las personas buscan el amor lo mismo que las plantas al sol.
~Las Chicas de Alambre- Jordi Sierra i Fabra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario